Crear una web clara, concisa y práctica

¿Mi web es una buena web? ¿Cómo puedo crear una página web de calidad? Responder a estas preguntas no es nada sencillo puesto que hay una gran subjetividad en la decisión de si una web es de calidad y estética o todo lo contrario. Por tanto, no existe un modelo a seguir para crear una web, pero podemos darte algunos consejos, puntos a respetar o a evitar en cuanto al contenido y/o el diseño, para que tu web guste al máximo número posible de internautas.

Crear una web ¿para qué?

Saber responder a esta pregunta es la base para empezar a crear tu web. ¿Qué contenidos vas a incluir? ¿Qué módulos necesitas activar? ¿Cuál es tu público objetivo? Es importante que te centres en un tema concreto, una web que habla un "poco de todo" no resulta interesante ni para los internautas ni para los buscadores. Es interesante que el internauta pueda, con un primer vistazo, saber qué tipo de web tiene delante.

La web debe aportar una información al internauta, si no carecerá de valor. Si mantienes una web con un contenido interesante y actualizado, Google la favorecerá. Por tanto, incluye contenido en cantidad y en calidad. Olvídate del "copia y pega" ¡Google lo penaliza!.

Una navegación fácil e intuitiva

Las cosas ordenadas son más fáciles de encontrar ¿no?. Pues una web y su contenido igual. Tengas mucho o poco contenido, si está ordenado será más fácil de manejar. Además de ser más cómodo para ti como webmaster, facilitará la navegación por tu web a los internautas.  Estos son algunos consejos para la navegación de tu web:

  • Evita los menús demasiado largos. No es agradable tener que desplazarnos hacia abajo en la web durante mucho tiempo para ver por completo los menús verticales. Tampoco es agradable navegar por un menú horizontal sobrecargado de menús desplegables. Si el internauta debe pensar, es que la presentación no es la correcta. Es necesario que con un simple vistazo el internauta pueda encontrar lo que busca. No hay obligación de incluir los contenidos por todas partes, es preferible tener menús más cortos y es posible crear menús diferentes según la página gracias a la creación de diferentes estructuras.

    Importante: cuanto más sobrecargada esté una página de contenido en widgets en los menús, más lenta será a la hora de cargarse. La velocidad de una web es uno de los factores que Google tiene en cuenta para el posicionamiento.
  • Evita crear páginas de contenido demasiado grandes. Si necesitas crear páginas de contenido largas, recuerda que puedes presentarlas de diferentes maneras, por ejemplo utilizando la paginación o dividiendo el contenido en varias páginas de contenido. 
  • Utiliza el menú de navegación. Aparece encima del contenido (por ejemplo en la parte de arriba de este tutorial) y permite al internauta saber en qué parte de tu web se encuentra y volver fácilmente a la página de inicio o a un lugar concreto al que quiera acceder. Para incluir o desactivar el menú de navegación en tu web, sirígete a Configuración > Diseño > Personalizar, en el apartado Contenido.

El diseño y su personalización

Para cambiar el diseño de tu web debes elegir una plantilla por defecto, en Configuración > Diseño > Plantillas y luego, si quieres, personalizarla a tu gusto. En Configuración > Diseño > Personalizar, puedes cambiar los parámetros del diseño con la ayuda de sencillos formularios.

Como se suele decir, en cuestión de gustos no hay nada escrito, por eso tú eres la persona indicada para editar el diseño de tu web, sin olvidar que debe gustarle también a tus internautas. Aquí tienes algunos consejos:

  • Es mejor centrarse en la utilización de algunos colores, lo que te permitirá mantener una coherencia gráfica.
  • Evita todo lo que parpadee o haga ruido, puede "asustar" al internauta. Para destacar un contenido no es necesario hacer que parpadee o se mueva.
  • No utilices colores estridentes ni combinaciones inadecuadas. Aquí vuelve a entrar en juego la subjetividad de la estética, pero estaremos todos de acuerdo en que un texto naranja sobre un fondo rojo no es estético. Además es muy importante que el texto no se vea afectado por los colores elegidos y se lea fácilmente. ¡Siempre puedes pedir consejo a los que están a tu alrededor!.
  • Utiliza con moderación las opciones del editor visual. Aunque tengas la posibilidad de cambiar el color del texto, la fuente, el fondo... son opciones que debes utilizar con cuidado para guardar la coherencia gráfica. Una única fuente para los contenidos redactados es suficiente. De manera ideal, bastaría con editar el diseño y el formato de tu web en la parte de personalización de la plantilla.

Pequeños detalles a evitar

  • Inhabilitar el clic derecho. Nunca podrás evitar que una persona utilice imágenes o contenido de tu web. En el momento en que un contenido está online, cualquier persona puede técnicamente acceder y recuperar contenido (esto no quiere decir que tenga derecho a ello). Los scripts para inhabilitar el botón derecho del ratón pueden disuadir a la persona, pero son totalmente ineficaces.
  • Un contenido que empieza automáticamente. Una música que arranca automáticamente en tu web puede molestar a los internautas y hacer que abandonen tu web, lo mismo ocurre con un vídeo. Puedes incluir música o vídeos pero deja al internauta la opción de hacer Play él mismo.
  • Personalizar el cursor del ratón ¿aporta realmente algún beneficio? No lo creemos, y además, como otros scripts, puede ralentizar la web.
  • La página "En construcción". Ten en cuenta que los internautas no van a esperar a que tu web "abra" para volver a acceder. Si estás trabajando en tu web, desáctivala o restringe el acceso mediante una contraseña. Otra solución para una página de contenido es crear una redirección a otra página de contenido mientras trabajas en ella.
  • Las faltas de ortografía. Pon atención a este tema, en ocasiones, sin darnos cuenta, hay una falta de ortografía en la web. Las faltas de ortografías pueden ser vistas como una falta de profesionalidad.

Contenido de calidad en una web de calidad

Los buscadores, y en particular Google, van a "calificarte" y por tanto posicionar tu web en los resultados en función de una lista de criterios y de un algoritmo. La fórmula secreta y cambiante del posicionamiento no la conocenos, pero sí sabemos que lo que Google busca es ofrecer al internauta el contenido más relevante para su búsqueda. Si tu web le gusta a los buscadores, gustará también a los internautas, y a la inversa. Para lograr un buen posicionamiento, debes ponerte en la piel del internauta que va a acceder a tu web.

  • Tu web debe estar pensada para que Google pueda explorarla. Páginas de contenido demasiado largas, con demasiadas imágenes o muchos scripts conlleva páginas más pesadas y por tantos más lentas a la hora de cargarse.
  • La web debe tener un contenido rico, tanto en calidad como en cantidad. Cuanto más actualices y añadas nuevos contenidos a tu web, más posibilidades tendrá de aparecer en los resultados de los buscadores. Una solución para aportar contenido regularmente y por tanto tener una web actualizada es incluir un blog dentro de la web.
  • Cuantas más personas hablen sobre tu web y su contenido de calidad, más visitas tendrás e internautas que se inscriban a tu web, y probablemente más enlaces externos hacia tu web. No te olvides tampoco de las redes sociales: puedes invitar a los internautas a compartir tus contenidos en sus redes sociales preferidas.